Cuando tenemos pensado ir a un restaurante es fundamental que siempre avisemos que somos celíacos.

Si vais a reservar, siempre es bueno decirlo, a lo mejor en el restaurante no tienen ningún producto sin gluten o incluso puede que sea la primera vez que oyen la palabra celíaco, pero al comentarlo a lo mejor el responsable se interesa por el tema, compra pan sin gluten o contacta con la asociación para que le informemos. Y si lo oye muchas veces, terminara pensando que el número de celíacos es lo suficientemente relevante como para empezar a hacer algo.

Con el Reglamento (UE) Nº 1169/2011 sobre la información facilitada al consumidor (actualmente en vigor), los restaurantes tienen la obligación de facilitar a los clientes que lo demanden, la información sobre la presencia de alérgenos en los platos que sirven. Pero claro, el que veamos que un plato no lleva gluten no quiere decir que lo podamos tomar alegremente, sin avisar previamente que somos celíacos, pues para que un celíaco lo pueda tomar requerirá elaborarlo con unos utensilios diferentes, en una superficie limpia, etc. cosa que si no avisamos no se hará.

logo4

Incluso en los restaurantes que tienen acuerdo de colaboración con nosotros, se les ha dado el caso, de celíacos que como saben que el establecimiento está asesorado por la asociación, no se identifican como celíacos, con lo cual piden un plato de la carta normal en el que se marca que no lleva gluten y vuelve a ocurrir lo mismo.

Tenéis que tener en  cuenta que todos los restaurantes con nuestro distintivo tienen instaurado un procedimiento de actuación cuando tienen clientes celíacos, pero si no se avisa, no se pone en marcha, con lo cual puedealtavoz3 que para elaborar uno de los platos que se indica en la carta que no lleva gluten como ingrediente,  se compartan utensilios, el plato se elabore a la vez que se está elaborando un plato con gluten, etc.

 Así que por favor, no os canséis de decir muy alto ¡¡SOY CELÍACO!! Todos somos la Asociación  y entre todos, dentro de nuestras posibilidades, debemos hacer fuerza y difusión de la enfermedad celíaca, ya que cuanto más lo difundamos, y cuantos más pidamos, aunque sea siempre en el mismo establecimiento, que incluyan productos sin gluten, más caso nos hará el sector de la restauración. De esta forma verán que ofrecer alternativas sin gluten es realmente un valor añadido para su establecimiento.