Antes de emprender un viaje deberás planificarlo con antelación y tener en cuenta:

  1. Una vez elegido el establecimiento en el que te vas a alojar, llama  y consulta las facilidades que te pueden ofrecer antes de realizar la reserva  (menú sin gluten, productos especiales sin gluten, posibilidad de adaptar el menú o ninguna de las anteriores).
  2. Aunque en el establecimiento te aseguren que dispondrán de productos sin gluten, siempre conviene que lleves provisiones de los mismos para el primer día y algo básico para los demás (puede que los productos se hayan agotado, puede que no sean de tu agrado, etc.).
  3. Busca información sobre tiendas donde encontrar productos sin gluten y restaurantes donde comer en el destino al que viajas. Siempre puedes contactar con la Asociación de Celíacos de la zona para que ésta te proporcione la información necesaria. Esto te evitará viajar demasiado cargada.
  4. Lleva siempre el informe médico en el que se indique que padeces la enfermedad celíaca y que debes seguir una dieta sin gluten.
  5. Si viajas al extranjero contacta con la Embajada del país para que te informen si existe algún tipo de restricción a la hora de introducir alimentos.
  6. Has de pasar unas felices vacaciones y no pienses que los problemas de tu dieta son mayores de lo que en realidad son.
  7. Si tienes diarrea, no pienses que has tomado gluten, al cambiar de alimentación, de agua, etc. puede aparecer la llamada "diarrea del viajero".

No dejes de hacer nada por el hecho de ser celíaco.